Importancia del Desayuno y su relación con la Hipoglicemia

El desayuno es catalogado como la principal comida o la de mayor importancia, ya que nos provee de la energía necesaria para empezar el día, es nuestro motor de arranque o combustible. Representa la fuente de energía después de haber pasado por un periodo de ayuno de más o menos 8 horas de sueño. Cuando no desayunamos empezamos a tener episodios de hipoglicemias o bajones de azúcar caracterizados por dolor de cabeza, palidez, sudoración, mareos, fatiga y en muchas ocasiones desmayos.

El desayuno ideal

Para mantener en óptimas condiciones las funciones del cerebro es necesario suministrar carbohidratos complejos o los llamados carbohidratos de absorción lenta preferiblemente con fibras: pan con fibra, galletas integrales, fruta entera, granola, etc y acompañadas de proteína como: huevo, jamón, queso, pollo, carne, leche, salchichas agregando algún tipo de grasa vegetal como mantequilla, aceite de oliva, aguacate... de esta manera se garantizará la absorción de la harina permitiendo dar poco a poco "combustible " a nuestro cerebro y manteniendo buenos niveles de azúcar en sangre. Debemos evitar carbohidratos simples o de absorción rápida como: azúcar, panadería refinada, jugos, pan blanco, arepa, panela y otros; ya que estos se absorben muy rápido evitando un adecuado suministro de "combustible" al cerebro y emitiendo nuevamente la señal de hambre, obligándonos a consumir nuevamente alimentos o haciendo que se nos baje el azúcar, de ahí viene en muchas ocasiones los problemas de obesidad y azúcar en sangre.

Los aportes de estos alimentos ricos en fibras y vitaminas lograrán que sus huesos crezcan más fuertes y tengan dientes libres de caries. Si han desayunado no tendrán que consumir golosinas durante la mañana para calmar el hambre.

Si un niño tiene la buena costumbre de desayunar, es posible que la mantenga toda su vida.

Pero recordemos que un desayuno inadecuado es igual que no desayunar así que elijamos alimentos fuente de energía y con nutrientes adecuados.

Ejemplos;

  1. Fruta,  sándwich con jamón y queso, bebida con leche
  2. Granola o cereales con fruta en trozo con leche o yogurt, salchichas
  3. Fruta, Bebida con leche, Huevo cocido, galletas con fibra.

Los beneficios del desayuno son muchos que vale la pena despegarse de las sábanas unos minutos antes y compartir la mesa en familia.

Brigitt Berdugo Alomías

Nutricionista.